International Architecture Magazine
Carrito 0

Arquitectura y Entorno como Unidad. Una Conversación con Kazuyo Sejima y Ryue Nishizawa, por Maki Onishi

El Croquis 205 Entrevista Kazuyo Sejima Ryue Nishizawa SANAA

Arquitectura y Entorno como Unidad
Una Conversación con Kazuyo Sejima y Ryue Nishizawa

Maki Onishi

DESCARGA LA ENTREVISTA COMPLETA EN PDF

Maki Onishi: Me gustaría que esta entrevista sirviera de ocasión para que ustedes mismos pudieran debatir sobre sus opiniones acerca de las posibilidades y perspectivas de la arquitectura. Y, por empezar por un tema que ambos han abordado en textos recientes, estoy particularmente interesada en saber a qué se refieren ustedes cuando abogan por "una arquitectura que es una con el entorno". En concreto, Sejimasan, usted ha dicho que ha estado reflexionando largo tiempo sobre cómo vincular los interiores y los exteriores —explorando diferentes estrategias, como la generación de espacios intermedios, o el trabajar desde la experiencia, etc.—, pero que últimamente ha llegado a sentir que pensar sobre los interiores y pensar sobre los exteriores es, en realidad, el mismo y único proceso. ¿Qué significaría hoy en día para usted la idea de que "la arquitectura y el entorno sean uno"?

Kazuyo Sejima: Me he dedicado mucho, hasta ahora, al ensayo de prueba y error. A querer diseñar una arquitectura vinculada tanto con su entorno como con aquello que se crea en su interior. Pero me ha resultado difícil encontrar un equilibrio satisfactorio entre ambos compromisos: mi obra tendía a priorizar o bien el exterior o bien el interior. Más tarde, mientras reflexionaba sobre cómo construir cosas que abordaran con el debido equilibrio ambos aspectos, me di cuenta que, al principio, en realidad, no hay ni interior ni exterior. Que era un error tratarlos, en el punto de partida, como entidades separadas para luego querer intentar unirlos.

Ahora, en este momento, estoy interesada en el 'puntillismo'. ¿Por qué el puntillismo? Porque si todo en el universo está hecho a base de puntos, una alta densidad de puntos podría entenderse como un muro, y reducir la densidad de puntos en ese muro podría convertirlo en un espacio. De modo que si se piensan las cosas así, el interior y el exterior no tienen por qué ser entidades separadas, pueden integrarse, armonizarse.

También, desde más o menos cuando diseñamos el Louvre-Lens, fue volviéndose para nosotros cada vez más importante considerar cómo la arquitectura puede convertirse en un elemento del paisaje. Yo quería que, tanto nuestro enfoque sobre la relación entre arquitectura y paisaje, como nuestro enfoque en relación al espacio interior, encajaran entre sí. Y entonces, reparé en la noción de puntillismo. Por ejemplo, en una pintura se puede dibujar enteramente un objeto, o una escena, a base de líneas; o bien, se puede dibujar sin contornos, simplemente con puntos de diferentes densidades y colores. De modo que me pregunté si existía alguna forma similar de dibujar como un continuo el interior de un edificio y su entorno.

Cuando usted habla de la arquitectura como un elemento del paisaje, entiendo que se refiere a algo distinto a, digamos, una granja integrada armoniosamente con los campos y bosques de su alrededor. ¿Cuál sería entonces su imagen de una arquitectura en la que, como en el caso de una pintura puntillista, el interior y el exterior constituyan una unidad?

KS: Una granja en una ladera ciertamente encaja en esa imagen de integración con el paisaje. Ése sería uno de los aspectos de lo que digo, pero mi pregunta es: ¿sería esta integración aplicable también al interior? Desde luego, uno puede siempre asumir este enfoque: integrarse en el paisaje empleando los mismos materiales y colores que el de otros edificios del entorno, etc. Pero me gustaría ir un paso más allá y crear nuevos espacios o lugares arquitectónicos que incluyan espacio interior. Por ejemplo, las condiciones de la luz de un espacio cambian constantemente, de un modo que recuerda las variaciones de luz y sombra que se dan en una pintura. Estoy dándole vueltas a cómo este tipo de variación pueda incorporarse a la arquitectura.

He podido constatar su interés por este tipo de fenómenos al ver los edificios diseñados por SANAA. Lo percibo en el diseño de su fachada del Pabellón del Vidrio en el Museo de Arte de Toledo —o en los pilotis de la Universidad Bocconi—, al crear múltiples capas de espacio que acaban manifestándose como fenómenos que recuerdan nubes o arcoíris. ¿Son conscientes ustedes de este tipo de 'fenómenos' intangibles?

Ryue Nishizawa: Para nosotros, este tipo de fenómenos son parte consustancial de un edificio. Nunca hemos apuntado estrictamente a los 'fenómenos' per se. Se dan sólo como efecto y consecuencia del edificio. Es decir, cuando nos planteamos la fachada de un edificio, su apariencia —el aspecto que tendrá— lo normal es que estemos pensando en la estructura del edificio. ¿Tendrá capas? ¿Cómo se articularán las estancias? Siempre estamos atentos a las relaciones entre los distintos elementos, esto es, a su estructura, y será ésta la que determine la apariencia del edificio.

Continúa la lectura descargando el ensayo completo en PDF

© 2020 EL CROQUIS S.L. Edición digital: ISSN 2174-0356


Publicación más antigua


  • XnrmqxIyAk en

    fXlJnHOhmj

  • cxvAJNZtYLuPSi en

    FdgNsEjlSMKvDnLo

  • qhiAbFZNyHvSlKk en

    LjxChypRcQVZ

  • xuvdXZDBUIqn en

    GrFBosxjP

  • NLSCMUzaZrEXD en

    MjdpRGxPTlBWg



Dejar un comentario

Sale

Unavailable

Sold Out