International Architecture Magazine
Carrito 0

Una conversación con Jacques Herzog (H&deM) - Jeffrey Kipnis

DESCARGA LA ENTREVISTA COMPLETA EN PDF

Entrevista realizada en Cambridge, Massachussetts, el 5 de Mayo de 1997. Publicada originalmente en El Croquis 84 H&deM 1993 1997, recientemente digitalizado. 

Me encanta su chaqueta: ¿sigue usted la moda?

Nos parece interesante. A mí, personalmente, me seducen mucho la ropa y las telas. Mi madre, que era sastre, estaba siempre rodeada de telas, y eso me atraía mucho... ¡Y los perfumes! El olfato es una experiencia espacial, y de algún modo, de mayor intensidad que la vista... Nosotros siempre hemos querido diseñar un perfume, y de hecho, ahora nos damos cuenta que algunas de nuestras ideas, como el asfalto caliente, la lluvia de verano o el hormigón húmedo, empiezan a aparecer en el mercado... Ninguna casa importante ha pedido nunca a un arquitecto diseñar un perfume. ¿Por qué? El nombre de un arquitecto puede ser bien conocido en los medios de comunicación, pero parece que no de una manera que las casas de perfume consideren valiosa. Puede que esto cambie algún día; porque tiene sentido, y es obvio, que la arquitectura tiene que ver con los perfumes. Los perfumes tienen un poderoso efecto emocional y espacial sobre todo el mundo.

Se ha dicho que su trabajo acrecienta la medida en que la arquitectura se ha convertido en moda.

¿Porque hablamos de ropas y perfumes? A nosotros no nos molesta semejante comentario. Y si alguien lo dice peyorativamente, es que subestima el poder de la moda. ¿Por qué la moda tiene que ser algo que esté mal? Hay mucha gente que piensa que la moda, la música, e incluso el arte contemporáneo, son cosas superficiales comparadas con los propósitos y las responsabilidades de la arquitectura. Bueno, nosotros no estamos de acuerdo. Creemos que es arrogante pensar en tales categorías... Esas actividades dan forma a nuestra sensibilidad, son expresión de nuestro tiempo. Y no es el aspecto encantador de la moda el que nos fascina. De hecho, en lo que en realidad estamos más interesados es en lo que la gente se pone, en lo quue les gusta enrollar en torno a sus cuerpos... Nos interesa mucho esa especie de piel artificial que acaba convirtiéndose en la parte íntima de la gente.

Y a este respecto, se puede comparar el cuerpo humano con un edificio: todo el mundo crea su propia arquitectura; que luego se convertirá en parte de la ciudad. La ropa es una especie de engarce entre lo público y lo privado, igual que una casa. En otras palabras, la arquitectura y la moda tienen unas cuantas cosas en común. Lo bueno de la moda es que puedes dejarla de lado si ya no te gusta, o si piensas que necesitas cambiar tu imagen. La arquitectura no puede hacer eso.

Los arquitectos gastamos el dinero de otras personas, de modo que debemos hacer que nuestro trabajo perdure y que sea de la mayor calidad posible... Y afectamos a la vida de la gente; con lo que nuestro trabajo debe ser sensible. Además, un edificio puede durar muchos años, así que debemos procurar no sólo expresar los gustos de un momento determinado, sino capturar precisamente los aspectos eternos de un momento. Y aunque los deseos cambian con el tiempo, la arquitectura debe conocer y responder a esos cambios. No es que nosotros queramos incorporar a nuestro trabajo todo lo que esté en boga, pero explorar la moda, la música, y especialmente, trabajar con artistas, nos da un sentido de los tiempos al margen del ámbito de la arquitectura. Todos los deseos y los gustos de un momento, considerados conjuntamente, crean el espíritu de un tiempo, la noción misma de nuestro tiempo. Una vida es un paseo por las capas y los espacios de varios de esos tiempos. Si haces arquitectura y no estás comprometido con tu tiempo, con la música de tu tiempo, el arte de tu tiempo, las modas de tu tiempo, sencillamente no puedes hablar el lenguaje de tu tiempo... Y los arquitectos deben ser capaces de hablar el lenguaje de su tiempo porque la arquitectura es un arte público, es un arte para la gente. Paradójicamente, sólo entonces la arquitectura podrá perdurar, sólo entonces podrá ser más que una creación del momento.

Continúa la lectura descargando la entrevista completa en PDF

También te puede interesar:



Publicación más antigua Publicación más reciente


Dejar un comentario

Sale

Unavailable

Sold Out